martes, 13 de noviembre de 2012

Dos poemas de Felipe Zapico

[ Sin título]
 
Susurra el saxo
y la tiza numera al detenido
cuando sus labios,
huídos de la boca,
persiguen  –impotentes-,
aleteos que destellan.
y un clamor
grosero
anuncia
la continuidad
el vacio constante
el ansia inconmensurable
y permanente.

[ Sin título]

Un pez en tu lengua
y un rastro de moras en tus labios
la tarde cae atónita
ante el avasallamiento de los reflectores
el martillo golpea la ventana
y ésta se queja agudamente.
No escucharán tus gritos esta noche
porque mi pasión ha derivado a las certezas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario