jueves, 21 de febrero de 2013

Un poema de Safrika


El día miserable



Hoy mientras cerraba el puño sólo por cerrarlo, mientras dirigía el coche
por esa carretera oscura a una velocidad más que razonable, y sonaba

algo del white album en radio tres, me di cuenta de que era la primera vez

que

estando contigo, me apetecía más estar en otra parte, cualquier parte

donde no estuvieras tú. Algo momentáneo, quiero decir, con la posibilidad de

encontrarte más tarde, volver a verte.

Qué sé yo, salir con el fetichista de los pies, darme una vuelta con cualquiera,

fumar unos porros, llegar tarde a casa, olvidarme de que

existes.



También me levanté de la cama justo cuando decidiste darme la espalda, y

pensé que no está bien que durmamos en camas distintas, y odié mis problemas

de espalda y odié no tener dinero suficiente para comprar un colchón donde

dormir juntos. También

quise ignorarte y vine aquí tratando de conseguirlo, pareces abatido

y lejano, contaminado y nostálgico, tal vez sea que lloro petróleo, que sudo carne

y vuelco las tazas a propósito, que soy insoportable y la tristeza de saber

que pese a todos los pronósticos no estamos hechos

el uno para el otro.

Por más que rascamos siempre sale eso de

"sigue buscando"

No hay comentarios:

Publicar un comentario