domingo, 21 de diciembre de 2014

Dos poemas de Emily Roberts




*

Cuando todas las bestias querían destrozarse, nosotros sólo queríamos un lugar donde vivir. La ciudad eran las luces, el humo, la casa nueva, los trenes de vuelta, el Media Distancia. Domesticábamos las cucarachas. Domesticábamos la suciedad. Nadie soñaba con quedarse, excepto yo.

Nuestro hogar fue el cisma.

Imagina morir si lo dices en voz alta.



*

Durante los años de instituto
utilicé el amor
como forma de literatura.

(Los latidos muertos
de las bacantes
quinceañeras
escribiendo cartas a Bécquer).

Ahora el amor es un género
de serie B
que me invento
cuando no puedo estar contigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario