miércoles, 10 de octubre de 2012

Dos poemas de Ana Pérez Cañamares


La pregunta

Cuando era pequeña
en la hora del recreo
iba hacia el arenero
y me ponía a escarbar
mis manos dos zarpas
cavando el hoyo
para llegar hasta el diablo


el pelo pegado a la frente
por el sudor
escarbaba y escarbaba
durante media hora
cada día
de vez en cuando se acercaba alguien
me echaba una mano
y luego se iba
todos se acababan cansando
menos yo


no sé lo que esperaba
tenía miedo


pero el miedo me hacía escarbar
más y más deprisa
adelantando el momento del encuentro
el momento en el que el diablo
agarrara mi muñeca
y me dijera a la cara
de una vez por todas
si existía el infierno y
si iba o no iba a llevarme


Andar sobre las aguas 

La que yo era se ahogó en el mar
de las infinitas posibilidades.

No las extraño. La vida empezó
cuando aposté y perdí.

En ese momento el agua se tensa
y se convierte en camino.


No hay comentarios:

Publicar un comentario