miércoles, 2 de enero de 2013

Tres poemas de Lawrence Ferlinghetti




Esta noche el mar está en calma

Esta noche
el mar está en calma
en las playas de Dover
En el crepúsculo creciente
los pájaros
gritan
en su llanto
las sílabas
de alguna palabra
deconstruida
que nosotros
aún no logramos descifrar
que explique
nuestra existencia
Y ellos los pájaros
elevándose
cargan en sus alas
la luz última
y vuelan con ella
sobre el horizonte
guardando
el secreto


Es terrible un caballo en la noche

Es terrible
un caballo en la noche
parado y solo
en la calle tranquila
relinchando
como si un triste desnudo a horcajadas en él
le apretara con piernas calientes
y cantara
una dulce y alta y hambrienta
sílaba única


Poema 14

No permitas que ese caballo
se coma el violín
gritó la mama de Chagall
Pero él
continuó
pintando
Y se hizo famoso
Y continuó pintando
El caballo con Violín en Boca
Y cuando finalmente terminó
saltó sobre el caballo
y cabalgó
agitando el Violín
Y entonces con una pequeña reverencia lo dio
al primer desnudo que su camino cruzó
Y el Violín tenía todas sus cuerdas rotas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario